Seleccione su oficina Quint:

Agile

A lo largo de los últimos años, han surgido en el campo de las TI diferentes técnicas de implantación de Agile basadas en los principios Lean Start-up que invitan a las organizaciones a definir un producto mínimo viable empleando cortes verticales para adquirir datos a partir de la información proporcionada por los clientes en las primeras etapas. La experiencia de Quint demuestra que, aunque los equipos Scrum maduros siguen siendo fundamentales para que el estilo de trabajo Agile funcione, hace falta más para entregar valor añadido al mercado. Es preciso colaborar estrechamente con representantes de la empresa, como el propietario del producto y las partes implicadas, para garantizar que los requisitos del dominio empresarial lleguen también hasta los equipos de entrega. Asimismo, se necesitan funciones de liderazgo que faciliten la transparencia y promuevan la mentalidad “falla rápido, aprende rápido”, flanqueadas por la gestión Agile del portafolio, para ofrecer valor al cliente a corto y largo plazo. El largo historial de éxitos de Quint con sus clientes demuestra que nuestra manera de plantear el estilo de trabajo Agile funciona, también a la larga.

Transformación Agile

Transformación Agile

Ser Agile significa lograr el arraigo de la mentalidad Agile en la gente, los equipos y los procesos responsables de la toma de decisiones. Como próximo paso, en lugar de limitarse a la toma de decisiones jerárquica, su organización debe afrontar los nuevos desafíos de su entorno para facilitar la adopción a nivel operativo. Algunas de las ventajas estratégicas de una transformación Agile son: capacidad de autoorganización, rápida creación de nuevas oportunidades de negocio, ágil ajuste del portafolio (a nivel de producto y backlog de los equipos), ajuste del ámbito de los proyectos y fácil reorganización de las aptitudes de los equipos y las áreas de concentración empresarial. La transformación Agile está diseñada para ayudar a su organización en el viaje desde su actual situación hasta el estilo de trabajo Agile.

Orientación sobre Agile

Orientación sobre Agile

Ofrecer a los equipos las herramientas necesarias para autoorganizarse, optimizar la forma de trabajar y gestionar las partes implicadas son elementos fundamentales para sacar el máximo partido del estilo de trabajo Agile a nivel de equipo. Esta mentalidad alternativa es esencial y se puede lograr mediante la orientación sobre Agile. La orientación sobre Agile permitirá a su organización crear y poner en práctica la agilidad a nivel de equipo, flujo de valor y organización. Quint es un compañero en el que se puede confiar a la hora de materializar el máximo valor para el negocio mediante una transformación Agile. Le ayudamos a adoptar la nueva mentalidad necesaria e influir en la jerarquía para dar paso al estilo de trabajo Agile: no sólo sabiendo qué, sino también cómo, por qué y cuándo actuar para simplificar el viaje hacia Agile.

Valoración de la madurez en el ámbito de Agile

Valoración de la madurez en el ámbito de Agile

¿Hasta qué punto es Agile su organización y en qué medida lo son sus equipos? Adoptar el estilo de trabajo Agile es un viaje a lo largo del cual se aprende y mejora constantemente. La valoración de la madurez en el ámbito de Agile es una herramienta que permite a las organizaciones comprender sus actuales prácticas, decidir cuáles serán los pasos siguientes y determinar el modo de comprometerse progresivamente a ser una empresa Agile, cada vez más sofisticada.

Creación de equipos Agile de alto rendimiento

Creación de equipos Agile de alto rendimiento

La formación de equipos más eficaces, capaces de autoorganizarse y proporcionar el máximo rendimiento, comienza por hacerlos multidisciplinares, integrándolos por miembros que muestren una actitud flexible hacia sus funciones como parte del propio equipo. Desafiar a los equipos y sus miembros a ampliar sus habilidades y aptitudes es un instrumento de gestión de recursos fundamental para cualquier organización. Los equipos recién formados tienen que aprender a desarrollar su confianza; sus miembros necesitan aprender a colaborar para cumplir sus objetivos y optimizar su estilo de trabajo. Todo ello requiere un conjunto de aptitudes y habilidades diferente. Los equipos más experimentados desafían a sus miembros a ampliar sus aptitudes para crear solapamientos. Las habilidades en forma de T son imprescindibles para crear equipos flexibles en los que predomine el equilibrio entre las habilidades y aptitudes necesarias y disponibles.

Talleres Agile Awareness

Talleres Agile Awareness

¿Por qué convertirse en una organización Agile? ¿Por qué empezar a experimentar con el estilo de trabajo Agile? En los talleres Agile Awareness de Quint, la dirección y los equipos aprenden sobre el potencial de trabajar al estilo Agile, y el poder del trabajo basado en equipos y ciclos cortos de revisión. La dirección experimenta las ventajas de la toma de decisiones instantánea y la simplificación de los flujos dentro de los equipos Agile. Participe ahora en un taller Agile Awareness y prepárese para emprender el viaje hacia Agile.

Agile empresarial

Agile empresarial

El estilo de trabajo Agile no está destinado exclusivamente a las TI. Por el contrario, nuestra experiencia demuestra que cuando existe una necesidad empresarial específica de hacerse flexible (por ejemplo, ser los primeros en entrar en un nuevo mercado o destacar frente a la competencia implementando iteraciones cortas de desarrollo de un producto), Agile puede ser uno de los factores clave del éxito. El ritmo y los tiempos de transformación de una oportunidad de negocio en un proceso de toma de decisiones bien coordinado y claro a nivel estratégico, de proyecto y operativo, son la llave del éxito. Para ello, es necesario moldear las cadenas de entrega en función de los flujos de valor, reducir las dependencias arquitectónicas y formar cadenas de publicación para garantizar la rapidez y agilidad de entrega de las funciones empresariales con componentes de TI heredados. El paso siguiente hacia una entrega Agile comienza en el negocio, en colaboración con las TI.

Escalado Agile

Escalado Agile

Durante los últimos años, se han introducido muchos marcos de trabajo (como SAFe, LeSS o Event Delivery de Spotify), todos los cuales dan diferentes respuestas al desafío que representa el escalado de los equipos Agile. Lo que hemos observado es que, cuando el escalado recibe demasiada atención, el principio de “calidad ante todo” no se cumple y la entrega pierde su base. La cuestión sigue siendo cómo abordar las interdependencias cuando la entrega de valor tiene su origen en 10, 20 o aún más equipos. Se requiere coordinación. En cierta medida, el escalado es un asunto polémico en Agile. La predictibilidad a pequeña escala (el equipo) es fundamental. Escalar sin ralentizar la toma de decisiones y perjudicar la planificación parece más fácil de lo que es en realidad. Ampliar el escalado a más de 20-50 equipos requiere más gobierno, por una parte, para garantizar la ausencia de inconvenientes durante el cambio y el proceso de publicación y, por otra, para garantizar la asignación (y reasignación) de prioridad Agile al portafolio y el backlog del producto dentro de los diferentes flujos de valor.

Gestión Agile del portafolio

Gestión Agile del portafolio

Desde el punto de vista del negocio, existe una acuciante necesidad de aportar valor (y valor nuevo) rápidamente al mercado. Tradicionalmente, las ideas de negocio se convierten en proyectos o programas más extensos a los que se concede prioridad a intervalos trimestrales o de mayor duración. Esto da lugar a colas en la boca del embudo de entrega de la organización. La gestión Agile del portafolio se concentra en la asignación de prioridad al valor empresarial tomando como base declaraciones de valor (objetivos empresariales), denominadas epics, que aceptan un ámbito abierto y en las que la calidad y los recursos poseen valores fijos. Para entregar valor, es fundamental garantizar el flujo del proyecto y el proceso de entrega en equipos fijos, así como concentrarse en productos mínimos viables. La entrega predecible y rápida por parte de equipos Scrum experimentados facilita la producción en el embudo del portafolio. En lugar de combinar las ideas de negocio en grupos más extensos entre los que un jefe de proyectos debe elegir para después determinar los recursos necesarios, el proceso Agile del portafolio respeta la estabilidad de los equipos de flujo de valor (equipos preparados para publicación) y equipos de entrega básica. Sincronizar el ritmo de entrega de los equipos y evitar los proyectos monolíticos que no se pueden dividir garantiza la agilidad en la toma de decisiones a largo plazo.

Gestión Agile de productos

Gestión Agile de productos

La agilidad empresarial requiere la gestión Agile de productos. El trabajo es llevado a cabo por propietarios de productos comprometidos: responsables que promueven la toma rápida de decisiones y agilizan la transferencia de información entre los equipos y las partes implicadas. De este modo, se garantiza un retorno óptimo de la inversión a lo largo del ciclo de vida y la creación de nuevas características mediante productos mínimos viables basados en la adquisición frecuente de información proporcionada por los clientes.

Gobierno Agile

Gobierno Agile

Hemos observado que, cuando la agilidad se convierte en una necesidad, el gobierno tradicional prohíbe los ciclos cortos de aprendizaje y el aprovechamiento de las nuevas oportunidades comerciales. Para que el gobierno favorezca la agilidad, debe existir una urgencia intrínseca por concentrarse en entregar valor y soluciones al cliente a todos los niveles (estratégico, de portafolio, de proyecto y de entrega). El liderazgo Lean y las herramientas organizacionales, como la gestión visual, los diálogos sobre rendimiento y la prestación de atención real al flujo operativo de gestión, se pueden usar para construir una estructura de gobierno que permita a una organización mitigar los riesgos y aprovechar las nuevas oportunidades. A largo plazo, se aprecia que las organizaciones más experimentadas en el estilo de trabajo Agile cambian su forma de asociarse a proveedores externos. Reformadas, tales asociaciones refuerzan un enfoque externo compartido en la entrega de valor en lugar de los detalles del contrato, permitiendo a ambas partes optimizar su retorno de la inversión.

Cursos de formación Agile

Desarrollo de aptitudes Agile

En un mundo ideal, los equipos Agile serían multidisciplinares y el flujo de entrega tendría lugar sin contratiempos de principio a fin. En la vida real, sin embargo, optimizar la disponibilidad de las aptitudes adecuadas y estabilizar al mismo tiempo la composición de los equipos representa un duro trabajo. Quint valora las aptitudes de los equipos empleando la herramienta Skill Mill. En función de la demanda estructural, se valoran las aptitudes necesarias y disponibles de los equipos de tal modo que se permita a sus miembros desarrollar sus aptitudes paso a paso, contribuyendo así a la madurez del equipo y su capacidad para proporcionar los resultados deseados. A nivel organizacional, se desarrolla un panel claro que fomenta la eficacia de la toma de decisiones relacionadas con el portafolio para hacer llegar el trabajo a los equipos adecuados, sin perder la concentración en las oportunidades estratégicas que la organización es capaz de capitalizar.