Q
Atrás

Agile Sourcing: el modelo de Quint

Cuando hablamos de agilidad, a todo el mundo le vienen a la cabeza términos como adaptabilidad, eficiencia y optimización, y al aplicarlos en nuestras compañías nos damos cuenta de que los equipos que trabajan basándose en estas metodologías desarrollan productos más adaptados a las necesidades de negocio y con un time to market más reducido, algo que reduce el payback de la inversión.

El mercado en su mayoría ha superado los problemas al implantar la agilidad a nivel de equipos, cuando se trata de personal interno. Esto se debe a que las barreras legales y administrativas son prácticamente inexistentes en cuanto a modelos operativos se refiere.

Es a la hora de externalizar el desarrollo de producto cuando nos encontramos con problemas a la hora de la contratación. Los métodos de contratación tradicionales limitan mucho los beneficios de la agilidad, en tanto en cuanto reducen la flexibilidad del servicio. A la hora de provisionar estos servicios, los modelos de contratación por producto cerrado implican la definición precisa de la funcionalidad al inicio del proyecto, e incluyen costes por cambios de alcance, algo que va contra el principio de Change for free.

Esto nos ha llevado a regresar a un modelo de contratación basado en body shopping que penaliza la proactividad e involucración del proveedor y traslada todos los riesgos operativos y financieros al cliente.

En Quint, como líderes mundiales en la asesoría de outsourcing, hemos asumido el reto y creado una metodología de contratación de servicios ágiles que potencia los beneficios de la agilidad, basándose en el producto entregado y en un reparto adecuado de los riesgos.

Pincha en la imagen para descargarte la infografía.