Q
Atrás

La digitalización del paciente impulsa la transformación del sector sanitario

Daniel Arquero

Autor: Daniel Arquero

Fue un placer compartir espacio (virtual) y tiempo la semana pasada con profesionales tan relevantes dentro del sector sanitario; una industria que nos afectará a todos en primera persona de una u otra manera, en un futuro cercano.

Durante el encuentro El Paciente de la Próxima Década celebrado el pasado jueves, se escucharon frases como: “La tecnología no es el fin, sino el medio” para alcanzar nuestros objetivos. Para Anabel León, Digital Innovation Manager de Bayer, “primero es la tecnología, pero después viene la transformación”. 

Luis Reigosa, Director de Integración, Desarrollo e Innovación en Quirónsalud, también se refirió a la tecnología como un habilitador,“la tecnología es necesaria para la transformación pero no transforma nada por sí misma, ya que el cambio está en las personas”, señaló, “la tecnología permite hacer pero no hace por sí misma, y para que lo haga el foco se centra en los otros dos elementos de la torre: La estructura organizacional y los procesos que la sustentan.”

Como nos comenta Luis Reigosa durante su intervención, la transformación digital en salud ocurre para  prestar  atención a un paciente digitalizado. “La inmediatez es ahora más importante”, señaló, y debe ser una de  las  claves de la prestación del servicio sanitario. El Covid 19 ha empujado al sector farma a una digitalización de las consultas apresurada, y ha obligado al paciente a utilizar este nuevo medio que, sin la pandemia, habría necesitado mucho más tiempo de adaptación. Esta rápida adaptación viene facilitada por la experiencia previa que ha tenido el usuario durante años en su interacción digital con el sector bancario o el sector retail.

Conceptos como la patient centricity estuvo en boca de todos los participantes de la mesa redonda, una idea de la que ha hecho gala la industria farmacéutica y que entronca perfectamente con la filosofía Lean. Cualquier desarrollo o evolución ha de hacerse con foco en el paciente y en el usuario de los servicios sanitarios, explicaron los ponentes.

Como ejemplo de esta tendencia lean y la patient centricity los ponentes comentaron que uno de los aspectos  más  relevantes es el de la información y los datos. “En el mundo en el que vivimos la información ahora es del paciente, y ya no del centro de salud o del hospital”, ni de la aseguradora o de la compañía farmacéutica. En este sentido Luis Reigosa nos comentaba que “las instituciones que tenemos información del paciente tenemos que ser transparentes, lo que incluye dar la información y las herramienta suficientes para acceder y entender esta información”.

Los ponentes de la mesa redonda virtual ‘El Paciente de la Próxima Década’

En esta línea, Pedro Díaz, director general de Savia (MAPFRE), argumentaba que “el reto tecnológico es que las 17 Comunidades Autónomas se comuniquen en lo que a la información del paciente se refiere. Aunque realmente el foco está en la protección de datos y más aún cuando se trata de datos de salud”. Anabel León nos comentaba que “la regulación marca la relación con el paciente” y seguramente nuestro sistema deba avanzar en paralelo para llevar a cabo esta comunicación entre comunidades.

Este avance viene marcado porque el paciente pasa a tener un papel mucho más activo, perdiendo ese rol de “paciente” que espera y atiende las indicaciones del médico, pasando a adquirir una proactividad que dicta el ritmo de su nueva relación con el sector healthcare.

Cerrando la sesión surgieron temas interesantes en lo que al futuro tecnológico del sector se refiere. Luis Reigosa destacaba que, pese a la gran cantidad de datos que manejan las instituciones, no se ordenan y se aprovechan. Transformar esos datos en información útil dará lugar a ese importante paso hacia la medicina más predictiva, abandonando una medicina simplemente de diagnóstico de la enfermedad una vez ya ha presentado síntomas.

Por otro lado, también comentaban los ponentes que la globalización que aporta la telemedicina al sector, y el hecho de que se pueda realizar una consulta a cualquier médico del mundo, generará la necesidad de especialización de los doctores para diferenciarse y conseguir así competitividad. Además, las startups adquirirán un papel fundamental ya que de una forma mucho más ágil que una gran farma, podrán ocupar las necesidades específicas que surjan.