Q
Atrás

El papel de las farmacias en el sistema de salud depende de su digitalización

  • Las oficinas de farmacia reclaman mayores competencias en el sistema sanitario y más protagonismo en el proceso de toma de decisiones de políticas públicas en el ámbito  de la salud.
  • Demandan asimismo aumentar los márgenes en la venta de productos de consumo y mayor cercanía y relación con el paciente, según un estudio de la consultora Quint.
  • La digitalización es sin embargo la asignatura pendiente; con “tan solo un 5% de las oficinas ‘digitalizadas’ y un 70% lejos de esa transformación”.

Madrid, 19 de octubre de 2021. Quint, la consultora de estrategia y transformación, acaba de finalizar su estudio sobre la visión de las farmacias españolas; un análisis cualitativo sobre las demandas de estos profesionales y su relación con todos los actores del ecosistema sanitario. Según este análisis, los profesionales farmacéuticos reclaman un mayor protagonismo en el sistema de salud, pero adolecen de una necesaria digitalización “que las convertiría en puentes de conexión entre los pacientes y los centros sanitarios, y entre los laboratorios farmacéuticos y las empresas de distribución de medicamentos”, asegura Raquel García León, responsable del estudio.

Aproximadamente un 5% de las oficinas de farmacia han incorporado nuevos modelos de negocio y puede decirse que están a la vanguardia en infraestructura y tecnología; pero esto se traduce en un porcentaje aún muy pequeño de las más de 22.000 que operan en nuestro país.  “Existe otro 25% que busca esas nuevas formas de trabajo y que está dispuesto a adoptar un cambio, pero que no tiene los conocimientos adecuados; mientras que la gran mayoría está lejos de conseguir esa transformación”, señala el estudio.

Esta realidad contrasta con sus reivindicaciones. Los farmacéuticos quieren ser profesionales de referencia de los pacientes para prestar un mayor servicio y tener más cercanía; y además desean ser parte decisiva del sistema de salud español. En ese sentido buscan tener más protagonismo en la toma de decisiones de política sanitaria y que la especialidad sea tenida en cuenta cuando se diseñen los protocolos sanitarios. “Son conscientes de la capilaridad que pueden ofrecer para cualquier tema de salud pública, como ha ocurrido con los test de antígenos o las vacunas en el caso de la Covid-19”, añade Raquel. La conexión de los datos de los pacientes con los centros sanitarios es algo que empieza a probarse  en determinadas  comunidades autónomas y que está teniendo distintos resultados, pero que sin duda podría ayudar a la adherencia del tratamiento en el caso de pacientes crónicos y dependientes, entre otros casos, dice la consultora.

No obstante, y en su afán por alcanzar una mayor cercanía con la ciudadanía, este estudio revela que está aumentando la tendencia de las farmacias por ofrecer una atención personalizada. Así, ya hay muchas que apuestan, por ejemplo, por preparar a sus clientes la medicación pautada por días en dispensadores individuales. De esta manera, aspiran incluso a convertirse en una herramienta de alarma en caso de que un paciente no acuda a por una medicación que resulte vital para su supervivencia.

Distribución del medicamento

Otros aspectos analizados se refieren a la cadena de suministro del medicamento y a los márgenes de los distintos agentes que intervienen en el proceso. Las farmacias obtienen de la venta de productos denominados de consumer health casi un 30% de los beneficios; y buscan aumentar ese porcentaje. Para ello, desearían tener una relación directa con los laboratorios y con las marcas de consumer health, concluye el informe de Quint.

Etiquetas
Estudio, Informe, Nube