Q
Atrás

Lean Process Mining: lo mejor de dos mundos

 Madrid, 03/05/2022. 

Los procesos pueden ser sencillos en apariencia, pero a menudo son complejos, variables e invisibles. Buscar métodos para mejorarlos y optimizarlos es todo un reto, el gran reto al que Process Mining planta cara.

¿Cómo actúa esta técnica?  

  • Mide: cómo se ejecutan realmente los procesos para identificar gaps
  • Conoce: qué gaps tienen mayor impacto y qué hay que hacer para mitigarlos
  • Actúa: en tiempo real, para cerrar los gaps y aumentar capacidad mediante automatización y acciones de mejora concretas y específicas

A simple vista, la propia técnica y herramientas de Process Mining permiten dónde mejorar, pero descubrir cómo aprovecharlas debe desplegarse de la mano de la metodología clave de mejora continua y de optimización de procesos: Lean.

¿Cuál es la esencia de Lean?

Lean es una forma de pensar y comportarse que se basa en la transparencia, el trabajo en equipo y la co-responsabilidad, cuyos objetivos se basan en la satisfacción del cliente, el valor estratégico y la optimización de recursos.

Unir ambos mundos es fundamental. Lean Process Mining se presenta en el mercado como una de las maneras más innovadoras para:

  1. Reducir las limitaciones de procesos soportados en sistemas independientes (silos)
  2. Integrar datos y procesos
  3. Asegurar la excelencia operativa: menos errores, más eficiencia
  4. Automatizar procesos de negocio repetitivos
  5. Ofrecer visibilidad a las transacciones troncales casi en tiempo real
  6. Afianzar y visibilizar la propiedad y el compromiso de las personas con la eficiencia y la mejora

¿Cómo impacta Lean Process Mining en los procesos? 

 

Logra con Inteligencia Artificial por un lado, el descubrimiento automático de procesos y sus variaciones, analizándolos de acuerdo a los diferentes registros de eventos existentes en los sistemas corporativos. Y por otro, con las técnicas Kaizen tradicionales, la identificación de la causa raíz detrás de las ineficiencias, tiempos, desviaciones ayudando posteriormente a simular el impacto real de las acciones de mejora dentro de los procesos mediante: 

  1. La evaluación del desempeño de los procesos
  2. El análisis de las frecuencias, duraciones y efectos ping-pong entre otros. 
  3. El despliegue de dashboards con información clave
  4. La simulación con análisis “what-if”, cuantificando impactos con un motor de predicción