Q
Atrás

Hablamos de disrupción: Tendencias en el sector salud

Desde Quint hemos analizado el nivel de adopción de las tendencias sociales más relevantes entre los diferentes trabajadores del sector salud. Se ha entrevistado a médicos, enfermeros, auxiliares de enfermería y a los administrativos que desempeñan sus funciones en centros públicos y privados de España y se les ha preguntado sobre sostenibilidad, tecnología y tendencias laborales, con la finalidad de averiguar el nivel de predisposición y adopción de las tendencias referentes a estos ámbitos.

Sostenibilidad

Desde hace años, la sostenibilidad es uno de los aspectos clave en nuestras vidas y a día de hoy sigue siendo una de las tendencias presente y futura más importantes. Hemos cambiado nuestros hábitos a nivel personal, hoy en día todos conocemos que desperdicio va en cada contenedor pero, ¿tenemos el mismo hábito en nuestros puestos de trabajo? Las respuestas recibidas indican que el 93% de los encuestados mantiene hábitos sostenibles en su vida privada frente al 70,2% que las tiene en el puesto de trabajo

Este dato está alineado con el porcentaje de centros que tienen una política de reciclaje o sostenibilidad ya que, el 71,9% de los centros tiene políticas de sostenibilidad. Las medidas que más se practican son las relativas al reciclado de vidrio, papel, cartón, plásticos y envases destacando medidas como la utilización de historias electrónicas como hábito sostenible en el puesto de trabajo.

Atendiendo a las diferencias entre funciones, los médicos que reciclan son un 56% de los encuestados, un 86% de los enfermeros y un 75% y 67% para los auxiliares de enfermería y los administrativos respectivamente. Estos resultados nos ayudan a focalizar en qué zonas de nuestros centros es necesario focalizar en medidas que faciliten la incorporación de hábitos sostenibles en nuestro día a día.

Tecnología

Vivimos en una continua revolución tecnológica, tanto es así que en muchas ocasiones es difícil seguir el ritmo a la tecnología, por ello, hemos preguntado sobre tecnología en el sector salud con el objetivo de identificar en qué áreas nuestros centros sanitarios tienen mayor capacidad de mejora.

Entre los resultados obtenidos destaca que el 26,3% de los encuestados no se siente cómodo con la tecnología que tiene a su disposición en su lugar de trabajo, siendo los programas informáticos y las impresoras las “tecnologías” que mayor problemas dan 47,8% y un 65,2% respectivamente y destacando el 43,5% de los profesionales que tiene dificultades con los equipos específicos de su especialidad.

Estos datos van de la mano con el uso de tablets o dispositivos móviles en el día a día, donde solo el 43,9% de los encuestados tiene acceso a dicho material.

Haciendo la diferenciación por funciones profesionales, en este caso, un 38,9% de los médicos tienen acceso a tablets o dispositivos móviles, muy similar al dato de los enfermeros/as que es del 38,1%, en línea con el dato de los administrativos que es algo inferior, un 33,3%, por encima se sitúan los auxiliares con un 50% de ellos utilizando tablets o dispositivos móviles como parte de su trabajo.

Tendencias Laborales

Hablando de vida laboral, se han identificado diversas tendencias, destacando entre otras el trabajo disgregado o el creciente interés por trabajar en equipos focalizados que se disuelven tras lograr los objetivos para los que fueron formados.

En la actualidad, el entorno laboral del sector salud y en concreto de los centros hospitalarios es que el 71,9% de los encuestados trabaja en un centro público, el 12,3% desarrolla sus funciones en un centro privado y aquellos profesionales que compaginan centros públicos y privados ascienden al 15,8%.

Y si nos focalizamos en el tipo de contrato, resulta que, el 57,4% de los encuestados tiene un contrato temporal ya sea en modalidad por horas o por guardias, frente al 42,6% que tiene un contrato indefinido.

De aquellos profesionales que tienen contrato indefinido, el 60,9% trabaja en centros públicos, el 17,4 en centros privados y el 21,7% desarrolla su función en centros públicos y privados y en al menos uno de ellos tiene un contrato indefinido. En cambio, de aquellos profesionales que tienen contrato temporal, el 80,6% está asociado a un centro público y tanto los que trabajan en un centro privado cómo los que desarrollan su función en ambos tipos de centros en un 9,7% tienen contratos temporales.

Si atendemos a la distribución de tipos de contrato según centro, en los centros públicos un 61% de los profesionales tiene contrato temporal frente al 34,1% que tiene contrato indefinido, por otro lado, en los centros privados, los profesionales con contratos indefinidos ascienden al 57,1% mientras que aquellos con contrato temporal representan el 42,9% de los encuestados.

Una vez conocemos la situación laboral existente en los diferentes centros, podemos analizar el grado de adopción de las diferentes tendencias laborales.

La primera tendencia laboral por la que hemos preguntado es el trabajo disgregado, pero os estaréis preguntando, ¿qué es el trabajo disgregado? Es una modalidad de trabajo que brinda la posibilidad de no estar “atado” a un solo centro, es decir, poder cambiar de centro en cualquier momento o colaborar con varios centros al mismo tiempo sin la necesidad de tener horarios cerrados. 

En este caso, vemos que el 78,9% de los encuestados prefiere un contrato estable con un centro, frente al 21,1% que se siente atraído por esta modalidad, de hecho, este dato va de la mano de aquellos profesionales que en la actualidad ejercen sus funciones en centros públicos y privados.